656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

Cómo influye nuestra genética a la hora de escoger pareja


En nuestro grupo de amigos  y también cuando tenemos pareja, podemos darnos cuenta de que muchas veces se cumple el dicho “Dios los cría y ellos se juntan”. Y lo cierto es que en parte tiene mucha razón: aunque hayan relaciones sociales en la vida que parecen puestas al azar, hay una parte de genética que nos influye en ello. Sí, por supuesto, nuestras propias habilidades sociales, junto con nuestros intereses también. Pero me gustaría que supieseis que existe un gen en nuestro ADN que nos predispone a encontrar pareja.

Existen varias hormonas que han sido asociadas con el establecimiento de vínculos de afecto y al amor. En concreto, la serotonina (también conocida como la hormona del sueño, en que a menores niveles de serotonina, mayor sueño): se ha visto que un incremento en los niveles de serotonina potencia la aparición del deseo sexual y acciones que expresan afecto (y ello liga el hecho de que cuando estamos enamorados no tenemos sueño, o tendemos a estar más activos).

Un grupo de investigadores de la Universidad de Pekín y de Henan llevaron a cabo una investigación para estudiar los efectos de los alelos del gen que sintetiza la serotonina. A partir de la muestra de ADN de 500 estudiantes, los resultados mostraron que habían dos tipos de alelos: el alelo G y el alelo C. Aquellas personas que tienen el alelo G producen menos serotonina y con ello más tendencia al neuroticismo, cambios bruscos de humor, y menos cómodas en situaciones íntimas, con respecto a la personas portadoras del alelo C.

Por supuesto la genética no lo es todo, pero sí influye. Obviamente el aprendizaje, las experiencias y sobre todo el tipo de relación que se establezca con la pareja tenderá a tener una mayor o menor estabilidad con ella.