656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

Crisis y discusiones… y luego, ¿ruptura?


Crisis, conflicto, o como os guste más llamarlo. ¿Qué son y cuándo ocurren? 

Una crisis o un conflicto ocurren cuando existe una incompatibilidad en conductas, percepciones, entre personas. Si existe interacción entre personas, muy probablemente exista el conflicto, o algún conflicto. Por supuesto, tiene un lado amargo pero otro dulce, si lo consideramos como la posibilidad de poner en peligro nuestras necesidades, o exponernos a algo que no nos gusta, pero también ese sabor dulce de oportunidad de conocer más a la otra persona y sus reacciones.

Todo eso está muy bien. Si somos conscientes de que existen límites dentro de ese malestar y esa incompatibilidad. Esas limitaciones las pone cada una de nostras, y en ocasiones hay conflictos que no se resuelven y acaban generando situaciones que nos provocan o hacen sentir malestar. Así pues, aceptar y comprender que hay veces en que, si pensamos en una situación de crisis matrimonial o de pareja, es mejor separarse.

Ahí es donde yo quería llegar: la separación.

Tomar la decisión cuesta mucho, y conlleva un proceso similar al de un duelo, previo a decidir. Una vez se toma esa decisión, son varias las opciones que te van a posibilitar separar o divorciarse. La que primero viene a la cabeza es “buscar un abogado”. Sí, es una de las posibilidades. Mi recomendación es que ese abogado o abogada sea la misma persona para ambas partes, de esta forma se podrá valorar mejor los intereses y necesidades de ambas para que se intente ganar-ganar. Si además añadimos que la abogada es mediadora familiar para mí gana puntos. Muchos. Porque además de recoger los intereses y las necesidades de ambas partes, va a tener en cuenta el valor o la valencia emocional, no solamente los bienes materiales y su reparto.

Separarse es un cambio que requiere adaptación, donde fluctúan muchas emociones y somos más parecidos a una montaña rusa emocional que a la estabilidad del mar en calma. Es por ello que se requiere tener en cuenta esa parte emocional, para poder tomar decisiones lo más racionales posibles, en lugar de generar mayor inestabilidad y más conflictos de intereses, que en realidad están escondiendo un dolor y fases de duelo normales en ese proceso.

¡Cualquier duda o recomendaciones de abogadas mediadoras solo tenéis que preguntar!

 

Patricia Flor
Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213
Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor
Síguenos en Redes Sociales