656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

¡Feliz día de la mujer!


Ayer le preguntaba a mis abuelitos y abuelitas de la asociación de vecinos cómo se celebrar el día de la mujer en su época de juventud. Alarmadas me dijeron: ¡No, eso antes no se celebraba! Evidentemente, no es una reacción que me sorprendiese, pues si bien es cierto que hemos avanzado en crear conciencia sobre la igualdad entre mujeres y hombres, sin embargo aún hay conciencias que seguir mejorando.

En el mundo de la educación, me gustaría que se apostase por empoderar a las mujeres a que cursen estudios que parecen típicamente de hombres. En el mundo laboral, me gustaría que se apostase por la igualdad salarial y de oferta de puestos para altos cargos… la brecha salarial es una realidad, y la percepción de que una mujer no va a poder liderar como un hombre en algunas mentes sigue estando. Por otro lado, crear conciencia sobre la maternidad: la importancia del autocuidado y del cuidado mutuo a nivel de pareja, pero de la importancia de la maternidad y la adaptación laboral (respecto a las condiciones) para facilitar esa transición. Por supuesto, esto no depende únicamente de empresarios/as, sino de políticas sociales y gubernamentales.

Afortunadamente, yo he tenido la suerte de tener una referente en mi vida que me ha enseñado a luchar, crecer y cuidarme por mí misma. Y tal vez por ello no haya tenido ninguna duda a la hora de independizarme, emprender en dos empresas, y haber realizado ya dos estancias fuera. A los 19 años decidí salir de mi casa, e irme a vivir sola, a los 21 irme a Estados Unidos y acabar la carrera allí, a los 23 abrir mi primera empresa y empezar el largo camino para ser Doctora en Psicología, a los 24 mi segunda empresa además de empezar a dar clases en la universidad, a los 25 decido volver a irme a Estados Unidos esta vez para investigar. ¿Y a los 26, qué?

Tal vez hoy sea un buen día para reflexionar sobre el punto en el que nos encontramos, cómo hemos contribuido a la sociedad como  mujeres, en mi caso mostrando que el ser mujer no ha de ser una razón por la que no conseguir aquello que nos propongamos. Para ello, os animo a que os mantengáis al lado de personas que no derrumben los castillos que tengáis, personas que os apoyen y os animen, personas que os motiven para seguir el camino que te llevará a ese castillo. Porque ellas serán las personas que os ayudarán a brillar. En mi caso, de las más importantes, mi madre. Así que hoy voy a celebrarlo junto a ella.

¡Feliz día mujeres del mundo!