656 427 340
  • Calle Benicarlo, 62 Entlo. VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

Ilusiones y expectativas… ¿son buenas o malas cuando estás conociendo o te gusta una persona?


Las ilusiones, o la ilusión: pensamiento de algo que todavía no ha ocurrido, pero que nos encantaría que ocurriese.

Además, la ilusión nos motiva, nos impulsa, y nos hace seguir hacia delante. ¿El problema, o mejor dicho, el peligro? Pues que de esas ilusiones nos hagamos tales expectativas que acaben siendo irreales y “veamos cosas donde no las hay”.

Este es uno de los peligros que pueden ocurrir cuando conoces a una persona, y tus pensamientos comienzan a divagar, como si de una película de Disney estuviésemos hablando. Nuestro cerebro, además, empieza a encajar piezas del puzle, tal vez con interpretaciones que no necesariamente tengan que ser racionales o reales.

¿Es bueno ilusionarse?

Yo diría que sí, pero, por supuesto, con límites. Es decir, está bien ilusionarse, siempre y cuando las interpretaciones que hagamos de lo que esté ocurriendo sean reales. La otra parte de la historia son las expectativas. ¿Qué esperamos que ocurra? Esto es lo que más tenemos que controlar… de lo contrario, podemos llegar a dudar lo real de lo no real.

Es por eso que, si se me permite una recomendación, voy a decir que el factor sorpresa puede que sea la mejor opción. Y que si en algún momento dudamos, sentimos malestar o inseguridad, o tal vez incluso confusión, creo que lo mejor es normalizar la situación y expresar lo que nos pueda estar ocurriendo. De esta forma, nuestras expectativas sí volverán a la realidad y nuestra cabeza se aclarará las ideas.

 

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor

Síguenos en Redes Sociales