656 427 340
  • Calle Benicarlo, 62 Entlo. VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

¿Qué implica un proceso de mediación?


La mediación es un proceso en el que una tercera parte, imparcial, ayuda a resolver una situación conflictiva, a través de la negociación y búsqueda de una solución que satisface a ambas partes.

A tener en cuenta también que el proceso de mediación se encuentra enfocado al futuro: no es tarea de la persona mediadora de evaluar quién tiene razón o no, ni evaluar las discusiones o las quejas pasadas.

Para llevar a cabo la mediación, pasamos por una serie de procesos o fases generales, que implican cualquier proceso de mediación.

Veamos cada una de ellas a continuación:

1) En un primer lugar, hemos de identificar el problema: deben de estar de acuerdo ambas partes de la existencia de ese problema, de lo contrario la mediación no tendrá efecto.

2) Análisis y elección del ámbito de resolución de conflicto: en este caso, entendemos se elige la mediación como medio de resolución.

3) Elección del mediador

4) Recopilación de información y definición del problema: pudiera ser útil para esta fase el planteamiento de los objetivos y emociones involucradas en el mismo. Las personas siguen siendo personas, y muchas veces hay emociones que sentimos y que dificultan la resolución de un problema. Es entonces cuando, en alguna ocasión, la persona mediadora pudiera proponer tener alguna sesión a solas con una de las partes.

5) Desarrollo de opciones

6) Redefinición de las posiciones (mi parte favorita, cuando detectamos por qué realmente estamos aquí, el interés que une a esas dos personas).

7) Negociación y redacción del acuerdo final

Legalmente en España, una mediación (concretamente la mediación familiar), no debería perdurar más de tres meses, prorrogables otros dos meses más. Como dato, simplemente.

 

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor

Sígueme en Redes Sociales