656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

La curva del ¿sexo?


¿Conocéis la serie Masters of Sex? Está basada en el mayor y más alocado experimento sexual de la historia. En los años 60, William Masters y Virginia Johnson fueron los primeros en atreverse a estudiar la conducta sexual humana. Masters era ginecólogo y Johnson sexóloga. Inventaron sus propias herramientas para realizar el experimento, a unas de ellas la denominaron Ulises y contenía una cámara integrada (tal vez podáis imaginar de qué se trata, y con ello haceros una idea del tipo de experimentación que se llevó a cabo; hoy en día el código deontológico probablemente no lo permitiría). Con una muestra de casi 700 personas, llegaron a hallazgos tales como el establecimiento de cuatro fases sexuales, cada una de ellas con su descripción de las reacciones psicofisiológicas diferenciadas entre hombres y mujeres.

Así pues, sus experimentos permitieron establecer esas cuatro fases, que corresponderían a la curva del sexo. Las fases son las siguientes (es posible que hayáis oído hablar de ellas):

  • Excitación: parte de la estimulación táctil o cognitiva. La duración de la fase dependerá de la tensión sexual derivada de la estimulación.
  • Meseta: la tensión sexual irgue en aumento hasta justo antes de alcanzar el orgasmo (el llamado clímax). Nuevamente su duración es variable.
  • Orgasmo: segundo de duración resumida en secuencia de espasmos rítmicos que promueven cambios en la musculatura del suelo pélvico.
  • Resolución: recuperación progresiva al tono habitual.

¿Qué le falta a este modelo de Masters y Johnson? Las variables extrañas (que llamarían las personas que se dedican a la investigación, o, en otras palabras, los factores externos). Esto se “soluciona” con el modelo trifásico de la sexualidad de Kaplan, el cual expone que, por un lado, hay una fase previa que denomina deseo, y por otro, que la fase de excitación y meseta se unen en una sola, llamada excitación. Con ello, en la fase de deseo se incluyen factores que afectan al deseo sexual, como cambios hormonales o emocionales (estrés, ansiedad, depresión).

¡Pero aún hay otra cuestión importante! La curva del sexo. ¿Por qué es diferente en hombres que en mujeres? Bueno, pues básicamente porque sus respuestas son distintas: mientras que la respuesta masculina sigue el modelo sexual lineal de las fases excitación, meseta, orgasmo y resolución, el de la mujer es cíclico. Es decir, que sufre fluctuaciones porque hay variables externas que afectan durante la mayor parte de la respuesta, por tanto hay feedback entre aspectos físicos, emocionales y cognitivos, con lo que hay que contar y tener en cuenta no únicamente al inicio del coito sino a lo largo de todo él.

Y gracias a estos experimentos, lograron clasificarse y conocerse gran cantidad de disfunciones y problemas sexuales (tratables por especialistas). Uno de ellos es el Síndrome de Tom y Jerry. ¿Lo conocéis? Este me lo guardo para otro post…

 

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor