656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

No confío en mi relación


Tengo la hipótesis de que las relaciones establecen patrones automáticos de funcionamiento, y por tanto estilos propios para resolver sus problemas. La resolución de problemas es vital. Cómo se solucionen pueden definir cómo nos comportamos, y todo ello también parte de la base de cómo nos comunicamos.

Si partimos de la comunicación, sabremos que hay distintas formas de comunicarse. Pero, ¿qué comunicamos y cómo lo comunicamos? Me parece fundamental que cuando comuniquemos, desde el primer momento se parta de la premisa de la comunicación de nuestras emociones. Creo que es algo que en ocasiones tendemos a esconder por el “qué pensará” o “a ver si le va a sentar mal”, cuando en realidad lo que estamos haciendo es “tragándonos” nuestras emociones que tal ve salgan proyectadas en otro momento.

Así que, ¿por qué no hacer la vida más fácil y hablarlo? Tengo otra hipótesis. Hablar hace la vida más fácil. Si hablamos desde nuestra emoción y pensamiento será mucho más fácil, probablemente, comprender a la otra persona, y tal vez desarrollar esa confianza, gracias a la empatía o a llegar a sentirse comprendido y que esa comprensión sea mutua. Con la cual cosa conseguimos transmitir lo que queramos que la otra persona sepa, sin “guardárnoslo” y tal vez acabar “explotando”.

No es lo mismo decir “es que siempre haces lo mismo, no vas a cambiar nunca”, que decir “me siento decepcionada porque me hubiese gustado que / me gustaría que X cosa, ¿qué te parece si X?”. Tengamos en cuenta que esta forma de comunicarnos podría hace que adquiramos un compromiso con nosotros mismos y con nuestra pareja, un compromiso y estilo de comunicación (asertiva) que ha de adquirirse idealmente desde los inicios de la relación o aprender a ello. ¡Con práctica se puede conseguir!

Sin embargo, no tenemos que olvidarnos que los aspectos comunicativos solo son una pieza del puzle… ¿Qué ocurre cuando ya no hay confianza y “no tenemos ganas” de ese acercamiento, de dar cariño o admiración a la otra persona? ¿Os gustaría saber más?

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor