656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

¿Qué pasa con las relaciones sexuales al tener familiar?


Si encontrar un momento para la intimidad en pareja en ocasiones ya cuesta cuando hay que convivir, llevar a cabo las tareas de la casa, llevar una vida y hábitos saludables, trabajar, descasar, tener tiempo para un mismo… no quiero imaginarme cuando se tiene hijos/as.

Mi pregunta es, ¿es posible? Si nos organizamos, ya lo creo que sí. Querer es poder. En el momento en que se decide tener descendencia o nos enteramos de que vas a convertirte en padre o madre ya comienza una etapa de transición y adaptación que afectará de manera integral a todos los parámetros de vuestras vidas. Principalmente, el tiempo que había para la pareja y para una misma se reducirá, y esto podría provocar más de un conflicto, que como consecuencia desemboque en conflictos. Pero, NORMALICEMOS la situación teniendo en cuenta el contexto: mayor cansancio, cambios y novedades, tensiones, estrés, incertidumbres, dudas, inseguridades, nuevamente cansancio.

Carme Sánchez, sexóloga del Instituto de Sexología de Barcelona propone el “sexo de pasillo”. ¿Que qué es eso? Es en sí el inicio de la relación sexual… lo que ocurre antes de “meterse en la cama”. Porque una relación sexual se basa en el cuidado de la relación, “desde caricias a besos o abrazos… sin olvidar los mensajes picantes y las notas subidas de tono: todos los detalles diarias que sabemos que puedan hacer sentir bien al otro”. Algunas pautas o recomendaciones que comenta Sánchez son:

  • Repartir tareas de forma igualitaria y negociar todo desde el primer momento
  • Buscar tiempo para los dos, “programando” el sexo, por poco romántico que suene. Y una frase que comparto: “ante todo, la pareja es primigenia y los/as hijos/as cuelgan de ella; cuando se marchen, te quedas con tu relación por ello es importante haberla cuidado”.
  • Usar el humor sin ridiculizar, poniéndose en el lugar del otro en todo momento
  • Grabarnos el “un día por ti y otro por mi”, con respecto a gustos y preferencias sexuales.
  • Atajar los problemas cuanto antes, y si se considera necesario, contactar los problemas. Es importante hablar de ellos desde que se detectan.

Como podemos ver, tener hijos/as no significa que la relación pasa a un segundo plano, de hecho ha de continuar estando en el primero de ellos.

 

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor