656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

¿Qué te ocurre anímicamente cuando vas a casarte?


No, tampoco estoy casada. Pero las malas lenguas dicen que es una época de la vida muy bonita. Bueno, desde fuera bonita o estresante según se mire. Hoy en día, afortunadamente, existen personas que se dedican exclusivamente a la organización de un enlace matrimonial. ¡Y menos mal! ¿Época de felicidad? No lo dudo. Es la forma de gritarle al mundo entero que os gustaría estar juntos/as para el resto de vuestras vidas. Es por eso que probablemente sea un momento en el que parezca que el amor rebose, resurja, vuelvan a aparecer sueños e ilusiones, o que se hagan más grandes. ¿Por qué ocurre esto? Quizá ya lo he mencionado con anterioridad, pero soy de las psicólogas que cree en la teoría de que tenemos un nivel basal (medio) de felicidad. Éste sufre fluctuaciones a lo largo de nuestras vidas, entonces hay épocas en las que tenemos picos altos de felicidad o bajos. De ello dependen las situaciones y experiencias que vivamos.

Pues bien, volviendo a las uniones, cuando nos piden matrimonio y la respuesta sea sí, sufriremos una subida de felicidad, anímicamente positiva. Ésta tendrá un pico y una posterior bajada hacia la media de felicidad que cada persona tiene. La llegada de un hijo/a probablemente volvería a elevarlo. Y así sucesivamente a lo largo de nuestras vidas. ¿Qué ocurre cuando llevamos mucho tiempo en niveles basales? ¿Nos “cansamos”? ¿Sentimos que nuestra relación es monótona? Tal vez. La clave aquí está en la importancia del NOSOTROS. No solo durante la etapa de casamiento, sino a lo largo de toda la vida. Y yo me arriesgaría a decir que es uno de los factores clave en la duración de una relación: pasión, intimidad o confianza, y compromiso. ¿Y cuando se tiene hijos/as? Ese apoyo y los tres pilares mencionados anteriormente son vitales. Algún día hablaré sobre los tipos de parejas cuando se tienen hijos, divertida temática…

Ahora bien, ¿es necesario casarse? No lo creo. Yo quizá tenga una visión distorsionada del matrimonio… la vena jurídica sobresale aquí y piensa que esos pequeños detalles van dándote picos de felicidad contantes en lugar de un pico elevado para volver después a niveles medios. Yo vería la unión matrimonial como una necesidad legal cuando convives con una persona, o tenéis bienes materiales compartidos.

 

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor