656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

Reconociendo a una persona psicópata


No siempre es fácil identificar una persona psicópata. Ni siquiera tener rasgos psicopáticos implica acabar delinquiendo. La presencia en la sociedad de estas personas es muy baja en términos estadísticos, aunque su criminalidad es desproporcionada cuando la cometen.

Los perfiles psicopáticos o más concretamente su propio funcionamiento mental me resulta personalmente fascinante. ¿Una de las cosas más curiosas? Uno de sus posible orígenes es el desarrollo infantil y adolescente de las persona, pues uno de los componentes más decisivos en el futuro de un niño con mayor probabilidad de desarrollar un estilo de personalidad de este tipo son los padres.

Entonces, ¿qué características presenta una persona psicópata? Una de las claves más comúnmente conocidas es la falta de capacidad empática: saben diferenciar las emociones perfectamente, sin embargo no se les da tan bien diferenciar entre lo que es una emoción y lo que se siente. En ello juega un papel fundamental la amígdala, cuya principal función es la de integrar las emociones con los patrones de repuesta acorde a ellas. Ello no quita que tenga una capacidad de juicio que funcione perfectamente, pudiendo distinguir entre lo que está bien y mal. Suelen ser personas manipuladoras, que transgreden las normas sociales de convivencia, no sienten culpa o remordimiento, no suelen sentir miedo ni responder temor al castigo de sus actos, no tienen consideración por la opinión de los demás, y no huyen de situaciones de estrés o riesgo sino que más bien las buscan practicando deportes extremos, por ejemplo.

La pregunta del millón… ¿podemos crear a un psicópata? ¿Puede una persona sin rasgos convertirse en ella? Sorprendentemente sí.

 

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor

 

PUBLICACIÓN DE BLOG PARA www.modusdetectives.es