656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

¿Se puede ser amiga de un ex?


¡Es tu ex! ¿Cómo vais a ser amigos/as?

Esta pregunta me gusta mucho. Es la típica pregunta que genera discrepancias entre mis amistades y yo (en ocasiones). Normalmente porque parece ser que sea de las pocas locas que considera que eso es posible.
Hace poco subí una historia en la que decía: “Si estás en medio de una ruptura, recuerda: quien fue tu amor no puede ser tu enemigo”. Hubo algo de recuelo ante esta afirmación, y la realidad es que yo sí que lo creo así, pero con matices. Estamos hablando de personas cuyo vínculo afectivo era sano desde sus inicios, que realmente se consideraban amigos/as incluso durante la relación, pero que por unas cosas o por otras han visto que se llevan mejor como amigos/as que como pareja. Es por eso que yo considero que se extingue el vínculo de pareja pero no necesariamente el de amistad, a menos, por supuesto, que la relación haya sido tóxica, de dependencia, etc.

Por supuesto, todo resulta más complejo que solamente un cambio de vínculo.

Cuando la decisión de romper la relación está tomada, ésta es a menudo unipersonal, no aceptada por la otra parte. Cuando esta decisión se interprete por la parte no aceptada como un cambio que pueda ser positivo para el bien mutuo (ojo, no significa que no se sufra, ambas partes sufren o incluso la que toma la decisión ya ha estado sufriendo hasta que finalmente la ha tomado), más fácil será que se genere un buen vínculo tras la ruptura.

Eso sí, a tener en cuenta de que, con la finalidad de que no se genere dependencia, y que el vínculo emocional se estropee, lo recomendable es tener contacto únicamente para lo exclusivo, y que hasta que el proceso de duelo no se haya cerrado tratar de tener contacto 0. Para facilitar esta labor, es importante contar con apoyo, elaborar un listado negativo (por cruel que suene) y otro de aprendizajes de la relación, realizar actividades que refuercen la autoestima como pueda ser practicar algún deporte, y buscar conductas y pensamientos de seguridad para controlar el “síndrome de abstinencia”.

Patricia Flor
Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213
Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor

Sígueme en Redes Sociales