656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

Una nueva forma de relacionarse: ligar por redes sociales


Internet, las redes sociales, un ritmo de vida acelerado, exigencias y presión social, son algunos de los factores que hacen que las personas cada vez empleen más las redes sociales para conocer a gente, antes que el propio contacto social. Tal vez conozcáis, o incluso vosotras/os lo hayáis hecho en alguna ocasión. Y es que ahora existen muchas herramientas para conocer a personas a través de Internet.

Parece un hecho decir que las redes empiezan a ser un estilo y forma de vida. En constante actualización y liberación de información, abiertas a cientos de miles de personas. Sin darnos cuenta cada vez nos vemos más absorbidos/as por ello. Establecer contacto con una persona a través de una pantalla nos puede hacer sentir seguros/as, con el control de elegir con quién hablar, cuándo y por qué. Aprendemos a hablar y saber qué decir a través del móvil, el ordenador,  una tablet. Pero cuando tenemos que conocer a personas y sacar nuestras herramientas de habilidades sociales, no sabemos o no nos sentimos cómodos/as. Tal vez incluso nos dé miedo o nos estrese. ¿Y qué es lo peor? Que estamos hablando con esa persona por Internet, y cuando tenemos su atención, disminuye nuestro interés por ella.

Estoy segura de que conoceréis o habréis oído hablar de la aplicación Tinder. ¿Os suena el término Tinderella? Algunos/as psicólogos/as hablan sobre “El Síndrome de Tinderella” y lo relacionan exclusivamente a mujeres. Para mí erróneo. Aunque esto tan solo son percepciones personales, considero que tanto hombre como mujeres podrían perfectamente encontrarse dentro de este término. ¿Y qué es exactamente? El síndrome del siglo XXI o Síndrome de Tinderella es el nombre que se le da a haber generado dependencia a ligar por redes. Además de generar dependencia, tal vez se tengan muchos/as pretendientes/as pero no cuaja ninguno (bien por nosotros/as o por la otra persona), desaparece sin dejar rastro (ghosting, lo llaman).

Este síndrome, según las personas expertas, permite disfrazar una carencia en habilidades sociales e incluso una baja autoestima. Afortunadamente, todo ello tiene solución: la exposición podría ser una técnica ideal.

Patricia Flor

Psicóloga Jurídica y Mediadora Familiar Col. CV14213

Centro de Psicología y Mediación Familiar Patricia Flor