656 427 340
  • AVDA. Mediterráneo, 9 (entlo. 3) VILA-REAL 12540 (Castellón)
p.flor@patriciaflor.com

Y tú, ¿qué cronotipo eres?


Hay dos clases de personas: las que esperan y las que desesperan. La que llegan puntuales a las citas y las que consideran que 15 minutos no es nada. “De acuerdo con el experto en conducta Alfie Kohn decir que estas personas son “desconsideradas” no basta, sobre todo porque a veces también ellas resultan perjudicadas por esa conducta, como perder vuelos o asistir a eventos.” (Recuperado de www.quo.es, el 8 de mayo de 2017).

Entonces, hay algo que falla, y ello lo indica un estudio publicado en Journal of Experimental Psychology General, que habla sobre la memoria basada en el tiempo. Llevaron a cabo un experimento en el que 70 voluntarios tenían que completar una tarea similar a la de un puzle que requería de gran concentración y atención. Resultados mostraron que hay personas que tienen una mejor habilidad para estimar el tiempo transcurrido que otras. Por tanto, hay personas que no es que sean tardonas sino que se les da menos bien estimar el tiempo transcurrido.  Ahora bien, ¿qué ocurre con las personas que, además de tardonas, no les gusta madrugar? ¿Existe alguna explicación que indique la razón por la que hay personas que antes de que salga el sol ya han desayunado, limpiado la casa y organizado su agenda, mientras que para otras esto les supondría una auténtica tortura? ¡Sí, la hay!

Un estudio realizado en el Instituto de Investigación de biología Molecular y Biofísica de la Academia Rusa de Ciencias reveló que hay personas que por su cronotipo no tendrían que madrugar. Estos investigadores analizaron a 130 personas que tuvieron que mantenerse despiertas durante 24 horas con el objetivo de analizar su energía. Así se comprobó que hay personas que pueden pasar todo el día con un nivel bajo de energía, mientras que otras se mantenían más activos en situaciones de privación de sueño. En resumidas cuentas: hay personas que trabajan mejor por la noche y otras por el día. Esto puede resultar muy beneficioso, si conocemos el tipo de cronotipo que tenemos y cuándo trabajamos mejor, para un estudiante en época de exámenes. Pues conocerlo te permitirá funcionar siguiendo tu ritmo circadiano natural, lo cual no solo repercutirá en tu productividad sino en tu estado anímico.

¿El problema? Aunque seamos personas cuyo cronotipo indique que rendimos más por la noche, la sociedad probablemente nos guía hacia madrugar para ir a trabajar o a estudiar. Por tanto, os dejo unos consejos para madrugar:

  1. No le des al botón de repetición de la alarma
  2. Evita que lo último que veas antes de irte a la cama sea tu teléfono, ipad o portátil (la exposición a la luz blanca evita que nuestro cerebro libere melatonina, la hormona que indica a nuestro cuerpo que es de noche y hemos de dormir)
  3. Planea las cosas que vas a hacer por la mañana antes de ir a trabajar o estudiar, teniendo en cuenta reservar un espacio para hacer algo placentero y así tengas más ganas de levantarte.